Noche en el Valito

Quien no haya pasado una noche en El Valito no puede decir que conozca Adeje, porque cuando la noche se cierra y todo cambia, este lugar poco conocido de nuestro pueblo adquiere una dimensión misteriosa y mágica. El pasado se hace presente y más que nunca uno parece sumergirse en la historia del pueblo.

Para quien no lo sepa, El Valito se encuentra en mitad de la nada, casi en el lindero con el municipio vecino. A él se accede a través de una pista que cada día está más dificultosa de transitar y que agrega encanto al viaje. Entre la carretera principal y el mar tropezamos con varias construcciones a medio derruir de lo que fueron prósperos salones de empaquetados, aún recuerdo como mi madre me llevaba con ella y me colocaba dentro de uno de los cajones vacíos de los tomates y me deslizaba por la cinta transportadora. Las sensaciones están tan guardadas en mi interior que ningún parque de atracciones actual las puede igualar!.

Dejando atrás el empaquetado a mano izquierda vemos el pequeño faro y un poco más abajo el embarcadero, con su estructura original y algunos botes de pescadores que aún faenan en la zona.

De día todo es luminoso y con olor a sal y a nuevo, pero cuando cae el sol, las sombras del pasado caen sobre el lugar y a una le parece estar escuchando a su madre jaleando a las otras para apresurarse ante la caída de la noche, y gritando mi nombre para que corriese a su vera y juntas emprender el camino a casa.

Esta entrada fue publicada en Historias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s